Un paseo por la vida

Comenzando un nuevo camino

Archivar en la categoría “Entretenimiento”

Los buenos propósitos para la destrucción del Mundo.

Hemos llegado por fin al tan temido año de la destrucción de nuestros mundo.

Estamos en el 2012 y de un momento a otro, un meteorito gigante atravesará nuestra atmósfera y caerá al océano creando maremotos nunca antes vistos, activando volcanes que llevaban dormidos siglos, milenios, lanzando nubes de polvo que oculten el sol, desviando el eje orbital, quebrando los polos y finalmente extinguiendo a esta, tan absurda, raza humana.

Aunque también podría darse algo más sutil, algo más del tipo a una plaga o una infección vírica de origen desconocido y de cura incierta que acabe con el 99,99% de la raza humana, extinguiéndola así para la eternidad, ya que por supuesto los supervivientes que compusieran el 0,01% se aniquilarán unos a otro por ser el presidente del mundo o el que tiene el castillo más molón o por ostentar el título de la persona que se haya tirado a más gente viva (ya que con las muertas lo tendrían muy fácil).

Supongo que a día de hoy muchas han sido ya las historias relacionada a cómo será el fin del mundo… como hemos dicho meteoritos o enfermedades, pero no olvidemos a los zombis, a los extraterrestres, al Demonio… Tornados gigantescos, polos que se derriten, fallas que se abren… No sé, igual todo es mucho más fácil… a lo mejor un día se despierta deprimido algún rico y poderoso hombre (que también tienen derecho, los pobrecitos) y le da por pensar que esta vida es una mierda, y en vez de cortarse las venas, tomarse un bote de pastillas o matarse a pajas, decide apretar un botón y mandar a tomar por culo todo el planeta. Unos misilitos por aquí, unas cuantas cabezas nucleares por allá, unas respuestas oportunas de los países vecinos… en fin, que en unas horas estamos todos más para el otro barrio que para este.

La verdad es que leyendo a Nostradamus o buscando un poco de mitologías, creencias o profecías nórdicas, mayas y aztecas, por poner algunos ejemplos, a uno se le hace un nudo en el estómago. Joder, estamos condenados y yo con estos pelos. ¿Qué es lo he hecho en mi vida?, o formulado de otra forma ¿qué es lo que he hecho con mi vida?

¿He sido bueno, he sido lo suficientemente bueno, podría haber sido más bueno?, ¿he ayudado a los demás?, ¿he hecho feliz a los que me rodean?, ¿he cuidado de mi familia, de mis amigos?, ¿he ido a misa los domingos? Bueno, eso es posible que se lo plantee mucha gente, aunque hay otros que igual podrían plantearse: ¿He visitado todos los países donde la droga esté legalizada, he probado todo los tipos de carnes de animales en peligro de extinción, me he acostado con suficientes tías, y tíos… y animales, he pactado al menos una vez en mi vida con Satanás, Belcebú o Lucifer?

Muchas son las cosas que se nos podrían pasar por la mente al saber que el mundo se va a acabar, desde el remordimiento más amargo hasta un placer infinito de liberación. Posiblemente casi todos llorarían, amarían más profundamente, llamarían a seres queridos, harían cosas pendientes, tomarían lo que quisieran y darían todo lo que tuvieran, muchos harían cosas en el momento, pero casi nadie, casi nadie haría una lista con sus propósitos.

Pues yo lo he pensado, y aun con la posibilidad de que todo se vaya a la mierda en este nuevo y espectacular año 2012, en el que el sueldo vuelve a congelarse para muchos trabajadores, las sentencias de embargo aumentan como la espuma, el índice de parados no baja ni falseando números y los comercios siguen vendiendo como si no pasase nada, he decidido hacer una lista de propósitos. No voy a decir buenos propósitos, porque eso queda muy  vano,  digamos que una lista de propósitos, una declaración de intenciones, una lista de la compra de la vida para este año. Y supongo que este momento es en el que esperáis que os la detalle. Pues lo siento, pero no, es mi lista, haceros la vuestra, que sois todos unos vagos, que eso de copiarse ya se quedó muy atrás en los años de colegio.

Aunque si os diré, que durante este año pretendo hacer varias cosas que no he metido en la lista puesto que no tengo claro el cumplirlas, y estoy harto de muchos buenos propósitos y pocos propósitos cumplidos. Por lo que no meteré en mi lista las cosas de las que no esté seguro, es por ese motivo por el que sí puedo detallaros algunas de ellas aquí.

Algunas como crear por fin la entrada en la que daré las claves de cómo me he curado la fascitis plantar (tengo que hacer todavía algunas pruebas para saber si está curada definitivamente, por lo que no adelantaré acontecimientos). Por otra parte voy a publicar mi primera novela corta, no es que sea la primera que he escrito, de hecho es la última, pero como no la tengo terminada aun y no he visto como serán los costes de esta publicación (no os impresionéis, hablo de un tirada muy, muy corta en la cual yo correré con los gastos, que es una putada, pero por otra parte está muy bien, ya que aunque sea un mojón de historia, se publicará sí o sí, jajajaja), no sé a ciencia cierta si podré hacerlo en este año. También, pretendo poder decir de una vez por todas que no tendremos que gastar ni un duro más en el alquiler de un piso por motivos de trabajo (por placer, encantado estaré), pero para eso, aun tenemos que esperar a un concurso (uno por lo menos)… En fin, son muchas las cosas que tengo en mente, y el expresarlas aquí y ahora, aparte de un ser rollazo de la muerte podría ser largo y muy arduo, por lo que me las guardaré muy bien dobladitas en uno de los cajoncitos de mi mente para poder ondearlos con orgullo cuando se cumplan, o si no llegaran a cumplirse ponerle un tapetito de croché al mueblecito de los cajones y hacer como que son solo las reliquias del abuelo que siempre han estado allí y que no tienen importancia alguna.

En fin, que ya sea por medio de un meteorito o por una invasión de enanos cabezones y verdes, si tiene que llegar nuestro final, lo hará, con o sin nuestros consentimiento, así que si esta jodida vida tiene tan poca consideración con nosotros, nosotros no tenemos que ser menos para con ella, así que cargaros de propósitos e intenciones para este año, que nunca se sabe si el meteorito puede acabar colisionando contra la flota invasora y darnos así unos cuantos años más de buenos propósitos.

Anuncios

Relatividad

Martes soleado de primavera. Hoy, una vez más, me siento a escribir en mi incomoda silla, en mi baja mesa, en mi monótono ordenador, o no. Quizás no escriba desde mi ordenador, aquí, hoy y ahora.
A lo mejor no es martes, sino que es un domingo de invierno y en la calle está diluviando mientras me tomo una birrita y escribo en el portátil desde el sofá.
Supongamos que hoy he decidido escribir una entrada para colgarla en el blog un martes cualquiera de primavera. O incluso podríamos suponer que juego con vuestra inocencia mientras que sudo como un cerdo porque ayer se me estropeó el aire acondicionado y en Sevilla, no se puede estar a 46 grados a las cuatro de la tarde en pleno Julio sin un aparato de aire acondicionado. Estoy preparándome para mañana irme a la playa, sombrilla y nevera están buscadas y listas, pero aun me quedan algunas cosas más. Cosas como son el pensar en escribir una entrada en invierno que colgaré en primavera haciendo creer que la escribo un martes cualquiera.
Sin embargo todo esto puede ser mentira, y haber empezado una historia llena de saltos en el tiempo, universos paralelos y desdoblamientos del Universo, que he decido que es una mierda y que acabará convirtiéndose en el boceto de un relato corto que presentaré en un concurso que se celebrará el próximo fin de semana en un centro cívico cercano a mi casa. Pero entonces ¿cómo es que estás aquí y ahora leyendo esto? Acaso ya gané el concurso. Lo he ganado y muestro aquí lo que escribí para regocijo de vuestras inteligentes mentes. O es posible que lo perdiera y acabara transformando el boceto en relato y el relato en entrada.

Unos pocos saben que me gusta escribir cosas un poco enrevesadas, hace años que llevo haciéndolo, y solo algunos son los que me seguís, otros tantos se quedaron por el camino, o igual me leen en las sombras, esas personas que quieren saber de mí sin ser parte de mi vida, a lo mejor esas personas hace tiempo que murieron, igual nunca existieron y creo tener más gente a mi alrededor de las que realmente hay, gente antigua que no se si algún día volverán, gente nueva que aun no se han dado a conocer, ¿acaso me lees por primera vez tú? Ciertamente esta entrada la he podido hacer para descolgar a gente de la que necesito desprenderme de una vez por todas, o quiero reconocimiento artístico a lo Tarantino y hacer de esto un completo caos para que mañana tenga muchos comentarios, casi todos negativos pero a la vez sorprendentes, quizás esto solo sea una locura en un momento de soledad, quizás en un momento de estrés, ¿una forma de desahogarme? Una forma de que veáis las cosas desde otro punto de vista, desde mi punto de vista, ¿acaso no pensáis que llegada esta línea lo único que estoy haciendo es tomaros el pelo?  
Sin embargo algo mucho más lógico sería pensar que me hubiera leído la entrada de “Qué escribir cuando no se sabe que escribir” y hubiera querido hacer una segunda parte llamada “Qué escribir cuando no se sabe que escribir, otra vez” pero que tras empezar la cabecera me diera cuenta de que ya tenía un tema claro por el cual escribir y que no podría titular así la entrada si tenía claro que escribir, porque ante todo soy una persona sincera, o no. Podéis pensar que eso mismo es lo que quiero que penséis para que así me creáis en todo lo que os cuente, pero si no estuvierais en lo cierto, y yo sí fuese sincero  a pesar de que penséis que eso es lo que quiero que opinéis de mí sabiendo pues que no lo soy, si esto fuera así, no sabríais diferenciar realmente cual de todas estas afirmaciones es la correcta, y si hoy es martes, viernes, primavera o verano, no sabríais si estoy escribiendo desde mi portátil, desde mi casa o desde el Starbucks Cafe, no sabríais si os miento o si soy la persona más sincera con la que jamás os hayáis encontrado en la vida.
De lo único que realmente podríais estar seguros, de lo único de lo que realmente podemos estar seguros es de que… Todo es relativo.

 Que pequeña eres brizna de hierba.
Sí, pero tengo toda la Tierra a mis pies.

Qué se puede escribir cuando no se sabe que escribir…

Hoy estoy aquí sentando pensando en escribir algo, y digo algo, no algo cualquiera, pero si cualquier cosa que se pueda llegar a convertir en algo concreto, algo como una carta, algo como una poesía, algo como una canción, algo como una entrada de blog…

Pero para escribir de algo tiene que haber un algo, y especifico que debe de haberlo, no tiene porque existir, no tiene porque ser tangible, pero tiene que haberlo, tiene que residir en alguna parte, aunque sea en un sucio y húmedo rincón de tu mente.

Ese algo tiene que ser algo medianamente explicable, ese algo debe de ser algo de lo que se pueda decir algo, por que si no, como íbamos a hablar de algo, es algo así como decir que Algo es algo que está ahí, esperando algo, una cierta inspiración que haga algo en tu mente que pueda crear algo que hable de ese algo.

Y qué es ese algo, ¿el novio del alga?, no, no señores (y señoras… y demás engendros que lean esto) no voy a caer en los chistes fáciles para escribir de algo, de las algas, de lo que sea… y menos hoy, que ando con dolor de cabeza y mocos corrosivos al más puro estilo Aliens… Y es que ese algo de lo que podría hablar, podría ser perfectamente del resfriado, ya sea del común o del no común, también llamado incomún, pero no, no voy a hablar del lote de miringotes que me estoy tomando para no darme de baja y poder cumplir así con mi jornada laboral (por cierto, y por si hay alguna duda, esto no lo estoy escribiendo durante mi jornada laboral, dios me libre, que no quiero ensuciar el buen nombre de los funcionarios, esa reputación impoluta e muy bien valorada que tenemos, ya si puedo decirlo, nosotros, los señores funcionarios).

Así que volvemos al principio, como puedo hablar de algo si aun no he encontrado ese algo. O lo que es lo mismo, qué se puede decir cuando no hay nada que decir. Pues por ejemplo un, dos, tres, responda otra vez, se podría decir que no hay nada de decir o se podría decir que no se me ocurre que decir, porque hay que comprender, que siempre, siempre hay algo que decir, aunque sea un molesto ruidito mientras se mastica unos nachos con queso y guacamole. Ya que incluso los ruiditos quieren decir algo en esta vida, porque todos sabemos que si vamos a entrar en un ascensor con alguien que ya esta dentro y este no quiere que entremos no hace falta que nos diga “Señor, por favor, espere al otro ascensor, o a que este vuelva a bajar, ya que prefiero ir solo, pues tengo una entrevista de trabajo ahora y tengo que sacarme la comidilla que tengo entre los dientes mirándome al espejo del ascensor, colocarme bien el nudo de la corbata y ponerme bien el calcetín que tengo metido en los calzoncillos para aparentar que poseo un paquetón del quince ya que la entrevistadora es una cincuentona exprimehombres que está más caliente que una sardina al espeto”, y como digo no hace falta que recite todo esto para hacernos ver que no quiere que nos subamos con él, un simple cuesco mal pegado y nosotros rápidamente seremos los que le diremos “No se preocupe, suba, suba usted, que ya cogemos el próximo, no hay prisa”. Un solo ruido de apenas un segundo y el hombre se puede ahorrar una parrafada de un minuto, eso sí, luego aparte de colocarse bien el calcetín lo tendría que desenrollar y airear un poco, porque sino le iba a apestar el paquete a cacahuete rancio.

Pero en fin, que a lo que iba… que no sé qué es lo que se puede contar sobre algo cuando no hay nada que contar, de ese supuesto algo que aun no hemos encontrado.

La verdad es que es materialmente imposible ponerse a escribir de algo sin saber que es lo que vas a escribir, o ni si quiera de qué. Parece que me repito, pero no es así, me he molestado en utilizar palabras distintas, verbos distintos, y a veces hasta cambiar el orden, así por lo menos lo que voy escribiendo aunque superficialmente parezca lo mismo, no es lo mismo, o lo que es lo mismo, escribo de algo que es en base lo mismo pero en parte distinto. Pero no, no voy a empezar tampoco a hacer juegos de palabras con lo mismo al igual que lo hice con algo, aunque sinceramente es un recurso muy socorrido cuando quieres rellenar un folio y no tienes nada con que rellenarlo, porque todavía si esto fuera un papel (no sé si en un futuro lo será, a día de hoy esto lo estás leyendo en una pantalla), pero si fuera un papel, igual lo podía llenar de garabatos, de dibujitos de ovnis disparando a muñequitos, de manchas de huevo y tomate, no se, lo podría llenar de casi cualquier cosa, hasta lo podría llenar (si fuera una dulce colegiala –sí, de esas que ya están en peligro de extinción-) de besos con carmín rosa y colonia barata con el nombre de algún chico guapo de teleserie, pero desgraciadamente esto no es una hoja de papel, y por lo tanto no tengo otra cosa con que rellenar este escrito que no sea con palabras y más palabras, y entonces, de repente, me viene a la mente, lo que dije antes, eso de que es materialmente imposible ponerse a escribir de algo sin saber que es lo que vas a escribir, y entonces digo… Bueno, y ¿qué coño es lo que estoy escribiendo ahora?

Supongo que esto no podrá ser nunca una carta, a quién le iba a dirigir algo tan absurdo, además no he empezado con eso tan típico de “Querida Sra. Pinkerton”. Y bueno, una canción, jodido lo veo, a ver como le pongo yo música a esto. De poesía ni hablamos, creo que ni si quiera una con rima asonante podría ser más fea que lo que se plasma en estas líneas. Así que solo me quedan dos opciones, o me limpio el culo con esto, o hago una entrada de blog… y como, recordemos, esto no está escrito en papel, me parece, que por el bien de la pantalla y de mi propio culo, voy a declarar oficialmente este escrito, como la última entrada publicada en este mes del 2011.

Feria espartana

Bueno, la Feria ya se está acabando y yo, como era de suponer, me la he pasado en Yunquera. Aunque la verdad es que las aguas que todos los años nos acompaña a los sevillanos en estas, tan esperadas, fechas han sido algo más intensas que otras veces, pero nada por lo que asustarnos, porque gracias al mal de ojo que tiempo atrás echara algún zíngaro a un señorito sevillano de esos de traje de chaqueta y largas patillas, sabemos que aunque en nuestra amada tierra no llueva casi nunca, el agua mínima siempre la tendremos asegurada gracias a la Semana Santa y a la Feria, dos semanas que nunca permanecerán secas.

 

Hoy, sin embargo, he vuelto y voy a intentar aprovechar el tiempo perdido, escaso día y medio para suplir una semana entera, pero no hay misión imposible si se pone empeño y se disfruta de corazón las pequeñas cosas que nos ofrece la vida. Y es que en la monotonía del campo y en la soledad de las noches pueblerinas, uno tiene tiempo de echar en falta las cosas que tan cotidianamente tenemos al alcance de la mano y que nunca nos paramos a apreciar, cosas y sitios como un gran supermercado, una buena conexión a Internet, un videoclub, un carril bici, una heladería, una cama grande, un cine, un banco del cual tengas tarjeta, una churrería, una tetería, un horno o al menos un microondas con grill, una parada de taxis y hasta un puto McDonalds… Sinceramente no prestamos atención a las cosas que nos rodean, y tienen que darse estas situaciones para entender que somos unos jodidos consumistas natos, pero que se le va a hacer, así hemos crecido, así vivimos y, con suerte, así moriremos.

 

Bueno, me largo que no tengo mucho tiempo, pero antes de irme deciros que he colgado un nuevo vídeo en el Youtube, esta vez con temática espartana, espero que os guste.

 

http://www.youtube.com/watch?v=bafIoDjJ9JY

 

Saludines.

 

Incapaces de valorar racionalmente

Destripar un corazón y sacar de su interior un solo sentimiento es algo totalmente imposible. Si hiciéramos algo semejante todo lo que conseguiríamos sería una especie de masa húmeda compuesta de amor, miedo, ternura, vergüenza, esperanza, miseria, satisfacción, celos, fe, tristeza y un sinfín de sentimientos que no podría enunciar en estas pocas líneas. Es por ello que cuando pensamos en algo que hemos hecho o que simplemente nos ha pasado, todos estos sentimientos cogen el tren de alta velocidad que los lleva a nuestro subconsciente y allí montan una sala de juicios, colocándose cada uno de ellos en sus respectivos asientos, dentro de ese gran estrado desde donde observa el poderoso jurado.

Ahora bien, si pensamos en la justicia como esa dama con un pañuelo en los ojos y una balanza en la mano, estamos muy equivocados, ya que si todos esos sentimientos conviven en nuestro interior, no todos son igual de poderosos, ya que desgraciadamente en este jurado no se da una votación universal e igualitaria, porque mientras algunos sentimientos no tienen ni voz ni voto en determinados juicios, otros en cambio lo hacen dos y tres veces. Es por ello que la mente humana, el consciente humano, es alterado por las deliberaciones que se celebran en su trastienda y eso es algo con lo que debemos de cargar.

No somos animales irracionales, tenemos el don de comunicarnos, de razonar y de amar. Pero todo lo que nos convierte en eso de lo que estamos tan orgullosos, también nos hace caer en la trampa de la idiosincrasia de la propia vanidad, el hecho de no reconocer que nunca podremos actuar con justicia ni de una forma mucho más racional que la de cualquier otro animal, debido a que nuestro jurado siempre podrá condenarnos por algo que hicimos bien y absolvernos por algo que hicimos mal, es lo que pasa cuando se le da más poder a unos que a otros.

Valorar los hechos, las acciones, no es algo que hagamos conscientemente, es algo que hacemos tras un largo papeleo visceral que sin poder remediarlo ha sido manipulado por miedos, prejuicios y otras comunidades intolerantes que favorecen a unos y lapidan a otros, dando así una valoración subjetiva sobre algo objetivo, convirtiéndonos en un gran MODEM imperfecto, capaz de convertir lo blanco en negro, pero incapaz de volverlo a su estado original, dejando en su lugar un sobrio gris pétreo, apto para ser adquirido sin más dilación por nuestro confiado consciente, consumidor final de esta cadena de manipulaciones, que en su afán buscar la verdad absoluta y sentenciar las acciones que nos rodean, deja a un lago su inteligencia innata para dejarse llevar por las comodidades de la vida moderna, permitiendo que se lo den todo hecho y fomentando de esta manera el creciente borreguismo al que la sociedad nos condena.

Pero como ya he dicho, esto es una carga con la que tenemos que vivir. Somos seres imperfectos, la sola idea de perfección salida de nuestras imperfectas mentes crea una visión aberrante de lo que en teoría es y en la práctica nunca llegaremos a comprender.

Con todo esto solo quiero expresar mi disconformidad hacía los que enjuician tan negativamente a Ben Affleck y lo consideran por ello un pésimo actor (vease cierta cita en "cierto programa sobre cine" en la cual se decía algo así como que Ben Affleck es para el cine actual como los pepinillos en lata para la "Alta Cocina"), no defiendo que sea un magnífico actor, pero joder, el chaval se esfuerza, démosle una oportunidad.

 

Saludos y arriba el Séptimo Arte.

 

Bodorrio 3

Y una entradita más, así no voy a acabar en la vida, y es que ha salido a la luz un nuevo video, un mix de los mejores porrazos, esto es como las peliculas, te sacan la original, luego la extendida, los mixes y remixes, los director´s cut y hasta las comentadas por el director, el productor, el actor y la camarera del bar de la esquina.

Bueno, ahí os lo dejo, que lo aprovechéis.

El gran descenso

Saluditos.

 

 

Bodorrio 2

 
Esta entrada no es porque haya ido a otra boda, lo cual hubiera sido gracioso, porque habría caído a principio de semana, sino porque ya he colgado las fotos y he metido un nuevo vídeo en la mierda de página del Youtube, en la cual no puedes meter vídeos ni largos ni pesados ni muy comprimidos porque te los pixela, te desfasa el audio o simplemente no deja meterlos… ¿Porqué sigo subiedo vídeos allí?, supongo que es porque somos animales de costumbres…
 
Vamos, que no me enrollo, nuevo álbum y nuevo vídeo de la boda de david y Rocio.
 
Chaito.
 
El gran ascenso
 
 
 

Bodorrio

Y como el nombre de esta entrada indica… Anteayer tocó bodorrio.
 
Un bodorrio como dios manda, con novio y novia, pero aun más importante con concejal que los case, pues sino ya sabemos que siempre hay que tirar del colega, el vecino o el hermano que haga de supuesto cargo con potestad de casar para que así sin comerlo ni beberlo haga el paripé y digo eso tan famoso de "Y yo os declaro Mario y Mujer".
 
La verdad es que estuvo muy entretenida la fiestuki, hubo un poco de todo… Para empezar podríamos hablar de la estupenda comida, algo rara llegada a algún punto, pero muy buena, la deliciosa tarta de chocolate, la no tan delicosa de frambuesa (a mi me tocó esta segunda y la verdad es que estaba rica, pero es que el sabor del intenso bizcocho mezclado con el chocolate puro y la nueces era para quitarse el sombrero, como entedereis tambien pillé de la de choco, hay que tener recursos). Tambien se podría hablar de la piscina, el castillo hinchable y el futbolin humano, pero no querria quitarle protagonismo a los novios, los cuales iban a parte de nerviosos (más el movio que la novia) vestidos muy elegantemente (el traje del novio era mi segunda opción cuando me casé… aunque no tuve que echar mano de ella pues estuvo a tiempo la primera). Tambien aparecieron por la fiesta los señores Wilson y los señores mosquitos, estos últimos, aunque no invitados si que se presentaron y encima cabreados… 200 kilos de mosquitos con mala leche y mucha hambre, si es que se bebian hasta el agua de la piscina, los culos que quedaban de los wilsons y el autan se los juntaban ellos para que no se les acercasen las salamanquesas, que por cierto se veian tambien de vez en cuando pero por causa de sobrealimentación más que salamanquesas parecian dragones de Comodo.
 
Bueno en fin, sin ahondar mucho en este último tema, tengo que reconocer que la boda fue estupenda y que me alegré enormamente de que me invitaran pues pude presenciar unas cuantas pedidas de manos en vivo y en directo, disfrutar de la excelente compañia de los antiguos cosufridores de la vida (antigo equipo de Auna) y pude por fin montarme en un autentico Castillo Ambulante, aunque no como el de Miyazaki, pero al menos lo suficientemente interesante como para sacarle unas 100 fotos y 6 ó 7 vídeos.
 
Y bueno para despedirme solo decir, que espero que tanto David como Rocio sean muy felices, ya que muy borracho ya se que lo son y dejaros al resto de la humidad unos enlaces en los que podreis ver algunos momentos si no emotivos, al menos graciosos de esta boda.
 
Pedida de Mano
Pedida de Mome
Caidita
 
 
Un saludo.
 
 
PD: Las fotos las colgaré en breve.
 
 

Feria de Abril

 

Se que es Feria y, una de dos, o no debería estar aquí escribiendo esto, sino tajado por las calles del Real, o debería estar haciendo un bonito discurso sobre los farolillos y los coches de caballos, sin embargo, aquí estoy sin haber pisado la feria aun (que malo son los estudios) y sacando un poquillo de tiempo para hablaros de una serie, sino buena, al menos curiosa.  

Es la historia de un malhechor (Jason Lee) que se convierte en un bienhechor. Hasta aquí es más o menos igual que “Cuento de Navidad” de Dickens, pero la principal diferencia es que en vez de los espíritus del pasado, presente y futuro, lo que le mueve es el Karma (por cierto, ¿habéis buscado en el diccionario el significado de Karma?). Así que crea una lista con todas las malas acciones cometida a lo largo de su vida y decide enmendarlas.

Como ya digo no es que sea la serie de año, pero para el que le guste las series ligeramente absurdas, con un humor algo ácido y solo quieran pasar un buen rato, esta serie no le defraudará.

Me llamo Earl.

http://www.youtube.com/watch?v=xdI_qEAHgMM 

 

Silent Hill

Hacía ya algún tiempo que no escribía por aquí, y la verdad es que estoy muy dejado, no tengo tiempo para todo lo que quiero hacer, y está claro que si haces una cosa no puedes hacer otra a la vez, al menos si estas dos te ocupan tiempo y un mismo util, como es el ordenador. Y es que ultimamente he estado componiendo, creando, montando, realizando… ¿cuál sería la palabra más adecuada? Bueno, en definitiva he estado liado subiendo unos videos de los que me gustaría haceros participe. Algunos ya lo habreis visto, pues hay enlaces en esta misma web algo más abajo, pero hay alguno que otro que es totalmente nuevo y que espero que sea de vuestro agrado.
 
Quería hacer especial referencia al último que he subido, ya sea porque me ha llevado algo más de tiempo el hacerlo, o porque simplemente es el último, pero es un montaje de escenas de la pelicula de Silent Hill (en su mayoría) con una de las mejores canciones de Strawberry Hardcore, al menos una de las canciones fieles de cojones al primer Silent Hill, como en parte lo es la Película.
 
Bueno, solo desearos un buen fin de semana, para dejaros sin más retraso pues tengo que buscar todavía alguna idea para saber donde iré en mi cumpleaños, que es pasado mañana y aunque parezca mentira 48h. no dan para tanto.
 
NOTA: No piqueis en los enlaces azules, mejor hacerlo en el cúmulo de letras y símbolos que hay abajo si es que quereis ver los vídeos.
 
 
 
Ahí os dejo con el Infierno de Silent Hill.
   

 
 
 
 
Otros enlaces de interés:
 
 
Ea! A disfrutarlos!
 
 
 

Navegador de artículos