Un paseo por la vida

Comenzando un nuevo camino

Archivo para la etiqueta “estafa”

¡Engáñame!

Hay unos cuantos términos que con el paso del tiempo han nacido, crecido y se han extendido por el mundo, como lo hicieron los hechos a los que hacen referencia. Uno de estos términos es la “Obsolescencia”.

Muchos sabréis de qué hablo, pues mucho se ha hablado del tema. Otros os pensareis que me refiero a la ciencia de obedecer o al huevo por excelencia, vamos que igual os suena a chino, pero este término lleva con nosotros algo más de medio siglo, y el hecho al que se refiere lleva aun más.

Cuántas veces habéis escuchado frases como “Cuesta más caro repararlo que comprar uno nuevo” o “Eso está pasado de moda” o incluso la de “Sí, sí, pero el de este año trae una cámara de diez megapixels”. Todas estas frases surgieron debido a la obsolescencia, y en muchos casos debido a la obsolescencia programada.

Pero qué es lo que significa realmente este palabro. Pues es muy simple, es el hecho de que un producto ya no nos sirva o creamos que no nos sirve y por lo tanto lo desechamos, normalmente esto viene cogidito de la mano de la compra de un nuevo producto en sustitución del “viejo”. Algo que en principio puede parecer normal. Pero si ahondamos un poco más, empezamos a encontrarnos con otros términos, como “La Publicidad”.

La publicidad es una de las armas más importantes de las empresas. Esta hace que nos sintamos mal con nosotros mismos para que compremos productos adelgazantes, cremas antiarrugas, móviles ultramodernos para estar a la última y no sentirnos desplazados en la sociedad o incluso ese producto que no necesitamos pero que como antes estaba cinco veces más caro, el comprarlo ahora es un chollo, aunque el producto en cuestión sean unas compresas de lunares rosas y volantitos a juego para cuando tu perra esté en celo. Da igual que no tengas perra y lo único que tengas sea un hámster y encima macho, ese producto cinco veces más barato merece la pena. Así es la publicidad. Y nosotros, seres consumistas por naturaleza, amamos la publicidad, abrazamos las ofertas, nos nutrimos de la información con que engordan nuestro deseo.

Nos da igual que las empresas se dediquen a crear cacharros que se estropean a los tres años, cuando por unos céntimos más podrían hacerlos durar diez. Nos da igual que nos digan que hoy se lleva el negro y mañana el verde pistacho, compraremos negro, y aun nuevo, se lo daremos a algún familiar que tengamos en el pueblo de nuestros padres para así hacer hueco al nuevo verde pistacho que está tan a la última, al menos hasta pasado mañana, que se llevará el cámel despintado. Nos da también igual comprar ese aparato que cuesta una millonada y que tiene lo último en tecnología, para que en seis meses quede antiguo y tengamos que comprar otro para estar al día, nos da igual comprarlo aun sabiendo que el que ha salido hoy está ya inventado desde hace dos años, es decir un año y medio antes de cuando compramos el que ya se nos ha quedado antiguo. Esto es la obsolescencia, la obsolescencia programada, y nosotros caemos en su trampa todos los días, una y otra vez, cada vez que abrimos el armario y vemos esos pantalones de pitillo que este año no se llevan o hacemos una foto con nuestro móvil de 8 megapixels, pensando lo bien que nos vendría un par de ellos más.

 

Hubo una vez un hombre, no recuerdo ahora mismo su nombre, que dijo una frase que es para recapacitar: “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”, y esto es lo que realmente importa. El sentirnos bien con nosotros mismos, el saber que con lo necesario se vive, y se vive bien, que el dinero no compra un estado de ánimo, y que lo último no es siempre lo mejor.

 

 

Saint_Augustine_by_Philippe_de_Champaigne

 Permítete un capricho, pero no vivas para ellos.

 

 

PD: ¡Qué cojones!, pongo una cita y ni me digno a poner el nombre del autor, para qué coño me compro un móvil de cuádruple núcleo, 4G y 10 megapixels, voy a mirarlo en Google por el navegador de alta velocidad a ver si lo encuentro… je,je,je toma, en solo 2,4 segundos ya tengo la biografía entera, con imágenes y obras completas de Agustín de Hipona, que buena compra hice, ¡joder!

Anuncios

Navegador de artículos